7 leyes universales para tu éxito personal y profesional

Si hace un año me hubieran hablado sobre de Deepak Chopra y sus 7 leyes universales, mi cara hubiera sido de total incredulidad. Nunca antes había oído hablar de este hombre, ni de su valiosísimo conocimiento. Ni en mis años de escuela, ni durante el instituto, ni siquiera en la universidad.

Hoy, quiero compartir contigo unas pinceladas de todo su conocimiento. Y es que, estoy convencida de que la puesta en práctica de estas leyes puede ayudarte tanto a nivel personal como profesional.

¿Estás preparado para este viaje? Estoy convencida de que sí.

«La mente funciona como un paracaídas, solo funciona cuando está abierta». Albert Einstein

Las 7 Leyes Universales del éxito personal y profesional

1. Ley de la potencialidad pura

Esto empieza fuerte. En esta primera ley, Chopra habla sobre el universo y sus infinitas posibilidades. La gran noticia es que tú también eres universo, y como tal también tienes el poder de manifestar todo en la naturaleza (te lo dije, mente abierta).

Para poner en práctica esta ley hay que dedicar tiempo a dejar de hacer, y simplemente ser. Por ejemplo, siéntate en silencio a observar una puesta del sol, o escucha el ruido del océano, o sencillamente huele el aroma de una flor.

¿Cómo te suena?

Sé lo que estás pensando: «No tengo tiempo de hacer eso todos los días».

Yo te respondo: «¿Seguro que no?»

2. Ley de dar y recibir

Es muy posible que esto también lo hayas interiorizado al revés. Quizás, hasta este momento, hayas esperado a recibir para dar. Según Chopra, el universo funciona justamente al contrario. Todo en el universo es de ida y vuelta, por lo tanto, para recibir todo lo bueno que hay esperándote, debes primero aprender a dar lo mejor de ti sin esperar nada a cambio.

Para poner en práctica esta ley puedes empezar a entregar a las personas de tu entorno. No necesariamente ha de ser algo material, con un gesto o una sonrisa ya estarás activando esta ley.

3. Ley del karma o de causa y efecto

No sé tú, pero yo cada vez que escuchaba la palabra «karma», lo hacía en un contexto negativo. Sin embargo, lo que viene a decir esta ley de Chopra es que aquello que siembras recoges. Es elección tuya si deseas que esto sea positivo o negativo.

4. Ley del menor esfuerzo

Me apuesto a que esta ley te suena extraña y muy al contrario de lo que hasta ahora habías creído. Probablemente, te han inculcado que, para conseguir aquello que deseas, debes trabajar muy duro. Pues bien, tengo buena noticias, según Chopra esto también es al revés.

Tú eres el protagonista de tu propia historia. La inteligencia de la naturaleza funciona con facilidad, sin esfuerzo, con despreocupación, armonía y amor. Así, cuando aprovechas esta poderosísima energía y pones tu talento al servicio de los demás, el éxito llega como una consecuencia directa de tu manera de existir en el mundo.

5. Ley de la intención y del deseo

Seguro que has escuchado la famosa frase: “Donde pones tu atención pones tu energía y eso crece”. ¿Has puesto en práctica alguna vez? Esta ley habla de sacar de tu mente los miedos e inseguridades, de dejar espacio para los deseos y pensamientos positivos.

En primer lugar, mejorará tu salud mental, y en segundo, verás llegar milagrosamente resultados en aquello en lo que has invertido tu energía, tiempo y amor. Confía en el poder creador del universo y ten paciencia, porque lo manifestará en el momento perfecto.

6. Ley del desapego

Esta es la ley de lo simple, de lo sencillo, si embargo, en nuestra sociedad consumista, nos cuesta horrores ponerla en práctica. El minimalismo (mental y material) es uno de los primeros pasos para ponerla en marcha.

Dice Chopra que el apego a lo material crea inseguridad y también sufrimiento. Sufrimos por soltar cosas, personas y hasta a nuestro propio cuerpo. Sin embargo, cuando logramos trascender el apego y la necesidad de control, todo sucede en nuestra vida de un modo más tranquilo.

7. Ley del propósito o dharma

Dharma significa algo tan poderoso como el propósito de la vida. La ley del dharma nos invita a la autobservación, a poner nuestros dones y talentos al servicio de los demás.

Así, desde aquello que ya traemos desde el día en que nacemos, podemos encontrar nuestro propósito y aquello en lo que podemos ser más útiles a los demás. Por ejemplo, si naciste con un don intrínseco para la pintura, jugarás a favor de obra, si entregas tu talento en favor de los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.