El poder de la gratitud para mejorar tu vida

Con este post, me gustaría invitarte a que introduzcas en tu vida el hábito de la gratitud. Para ello, te adjunto un diario anual que he hecho yo misma para mi uso personal, y quiero compartir contigo para que escribas diariamente algo por lo que estés agradecida. Deseo que te sirva para agradecer un año maravilloso.

Descarga “Mi diario de gratitud 2021” aquí

Sentir agradecimiento por lo que tenemos en el momento presente, nos conecta con todo lo bueno que la vida nos da, hace que salgamos de la infelicidad o insatisfacción y reporta innumerables beneficios en nuestro estado emocional, físico y mental.

Practicar la gratitud hace que estemos más felices, pacíficos e ilusionados y menos reactivos y pesimistas. Aumenta nuestra resistencia emocional y, en consecuencia, mejora nuestro sistema inmunológico. 

También trae mejoras en nuestras relaciones con los demás, y es que, al aprender a apreciar lo bueno en otros, aumenta nuestro vínculo y empatía. 

Sin embargo, cuando vamos por la vida en piloto automático, nada de lo que hay en ella nos resulta un motivo del que estar agradecidas. La mayoría de las veces, damos por hecho todo lo que nos rodea y no le damos la importancia que se merece.

Por ejemplo, puede que demos por sentado que tenemos una familia que nos cuida, o quizás, tengamos la certeza de que contamos con nuestra ducha de agua caliente, comida y techo esperándonos cada día y, de nuevo, asumamos que no es nada extraordinario. 

Por este motivo, puede que establecer el hábito de la gratitud nos cueste. Como antídoto, te propongo que pienses por un momento que careces de esas cosas que consideras ordinarias. Imagina no contar con el apoyo de tu familia o pareja, no tener un techo en el que cobijarte o que no puedas permitirte, por ejemplo, un teléfono móvil. ¿Cómo te sentirías?, ¿de verdad seguirías pensando que no eres en este mismo momento, una persona afortunada?

“La gratitud es la memoria del corazón” Lao Tse.

Cómo introducir la gratitud en tu vida

La fortaleza de la gratitud es la capacidad para identificar y agradecer las cosas buenas que nos pasan. Por ejemplo, simplemente el hecho de estar vivos. Estas son algunas de las herramientas que puedes utilizar para introducirla en tu vida:

1. Valorar todo lo que tienes. Deja de dar por hecho todas las cosas buenas que te rodean cada día. 

2. Escribir en un diario de gratitud. Al levantarte o acostarte escribe al menos 3 cosas que agradeces. El propósito del ejercicio es que no repitas conceptos y, cada día, seas capaz de observar motivos diferentes por los que sentir gratitud.

3. Recuperar la capacidad de sorprenderte. Para ello, es fundamental salir de la carencia de la queja, del modo automático. Cuando estamos ahí, sólo vemos escasez. La gratitud consiste en todo lo contrario, se tratar de conectar con todo lo positivo de tu vida.

4. No dar nada por hecho.  Nadie esta obligado a darte lo mejor que tiene, así que puedes empezar por agradecer la rutina con tu pareja o con las personas que te solucionan cualquier cosa, por pequeña que te parezca.

5. Compartir lo que recibes. Cuando compartes tu felicidad con otros, se potencia. Se vuelve exponencial. La gratitud es una energía contagiosa que envolverá a las personas que te rodeen. 

6. Meditar en la gratitud. Cuando te regalas esta práctica, no es necesario que te concentres en lo positivo de tu vida, el subconsciente hace ese trabajo por ti. Meditar es además una excelente manera de relajarte.

Niveles de gratitud

La psicología positiva establece 3 niveles de gratitud: 

En el primero de ellos, encontraríamos a las personas que dan por hecho todo lo que tienen y no consideran que haya nada por lo que agradecer. El nivel dos se compone de aquellas otras personas que agradecen absolutamente todo lo que acontece en sus vidas, incluidas las cosas que han tenido consecuencias negativas -desde un punto de vista más espiritual, de las peores situaciones es posible encontrar el aprendizaje, y por lo tanto, también son un motivo por el que agradecer-. En el último nivel se encuentran aquellos que mantienen el equilibrio.

La gratitud tiene que ver con ser optimistas, pero también honestas y sinceras con nosotras mismas. Introducir la gratitud en nuestra vida, es un hábito que nos transforma, pero éste sólo funciona cuando lo hacemos de corazón. Como ocurre con todos los sentimientos, ésta no se puede forzar.

Si os animáis a implementar el hábito en el diario de gratitud me encantaría conocer los cambios que percibís en vuestra vida. Ya sabéis, estamos en un momento ideal para hacernos propósitos que nos hagan la vida más agradable, y este sin duda, lo es. 

“Cuanto más agradeces las cosas buenas de la vida, más cosas buenas que agradecer se te manifiestan”

Un abrazo, 

 

 

***Si te gusta lo que lees, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, y a seguirme en; Facebook, Instagram o Twitter (sí, estoy en los tres). Así estarás ayudándome a que crezca mi proyecto. Muchas gracias por estar ahí. Un abrazo muy fuerte.***

10 comentarios

  1. Mi meta, tu salud. Carolina

    ¡Hola!
    Soy de las personas que cree en el karma, así que si aprendemos a ser personas agradecidas, y ya no solo con los demás sino en términos generales, esa gratitud se nos será devuelta y ampliada con otras cosas positivas.
    Sin duda es uno de los valores más importantes que me han inculcado, y es una lástima ver que en muchas ocasiones no se pone en práctica.
    Lo del diario me ha gustado.
    Besotes y felices fiestas

    1. Muchas gracias Carolina por tu comentario. La verdad es que es una emoción que reporta mucho bienestar cuando la experimentamos. En mi caso, solía centrarme más en lo negativo, y se me escapaba lo verdaderamente bueno y bonito de la vida. Un abrazo, gracias por tu comentario y feliz año nuevo.

  2. Hola, mucha gente lo propone, practicar la gratitud de muchas formas. Lo de escribir en el diario lo hago y la verdad es que deberíamos practicarla más cuando hablamos con la gente y no refunfuñar tanto. Me ha encantado este post, muchas gracias y felices fiestas.

    1. Muchas gracias Desirée por tu comentario. Yo he querido escribir sobre este tema, porque en mi experiencia ha habido un antes y un después. Es importante, en mi opinión, darle espacio a las emociones y pensamientos positivos durante el día, porque si no, a veces nos metemos en unas ruedas de malestar insoportables. Lo peor es que lo hacemos inconscientemente. Un abrazo.

  3. Hola, siempre hay que agradecer las cosas buenas que nos da la vida. Besos y Feliz Año.

    1. Muchas gracias. Feliz año a ti también. Un abrazo.

  4. Hola Vane, tengo una pregunta : estoy de acuerdo en que cuando compartimos nuestra felicidad , está de multiplica. Pero qué hacer cuando con quien la compartes no te demuestra reciprocidad ? Me he encontrado con esa situación y es cierto que ha hecho que mi felicidad no se potencie e incluso pierda el ánimo de seguir contándola. Supongo que esto irá ligado a no esperar de lo demás ….
    Gracias por el post.
    Evelin

    1. Hola Eve, no es fácil la pregunta, ¿eh?. Lo que quería decir en el artículo es que la energía de la gratitud se contagia cuando es sincera (como todo), no hay que hacer nada ni forzar, simplemente sucede. Supongo, y es sólo mi opinión, que no puedes esperar de los demás que reaccionen como tú deseas. Pienso que se ha de entregar por el simple hecho de hacerlo, soltando expectativas. Luego, si sientes que la relación no fluye, entonces deberías valorar si te compensa mantenerla o no. Un besito Eve, espero haberte ayudado. Gracias por tu comentario.

      1. Gracias Vane nuevamente por el post y quería desearte feliz año y que el próximo año sea un año lleno de paz y alegría . Sigue escribiendo, un abrazo

        1. Gracias Eve. Feliz año para ti también. Un besazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *