¿Y si dejas de criticarte y empiezas a amarte más?

¿Qué es lo que te dices cuando te miras al espejo?, ¿te has parado a pensarlo alguna vez?, ¿son la mayoría de los mensajes que te mandas positivos o negativos? 

Concretamente a nosotras, las mujeres, -y en este post me voy a centrar en el aspecto físico- se nos invita por todos los medios a que estemos más divinas conforme más años cumplimos.

Desde los medios se nos mandan mensajes del tipo, “tíñete esas canas”, “cuidado con esa celulitis”, “¿tienes patas de gallo?”. Todo ello con el propósito de alcanzar un físico que a la sociedad se le antoja el ideal de belleza -no sé las demás, pero yo ni siquiera he reparado a pensar en si para mí lo es-. 

El caso es que desde bien jovencitas existe esa presión para conseguir el cuerpo perfecto a través de dietas, productos adelgazantes, tratamientos…y toda clase de productos -por no llamarlas m***- que hagan que te parezcas un poco más a esas mujeres exitosas que salen en las revistas.

Y es que a ojos de muchos, éxito y belleza son directamente proporcionales,-a mayor belleza, más éxito-. Por desgracia, en esta sociedad sigue trascendiendo el número de kilos que conforman tu anatomía por encima del talento, especialmente si eres mujer, -si no me crees, mira el caso de Adele-.

Existe además una presión social silenciosa que nos indica cuánto debemos pesar, cómo debemos comportarnos y la forma en la que deberíamos vestir. Sin embargo, sólo nosotras tenemos el poder de decidir cómo nos hablamos a nosotras mismas.

La silenciosa presión de social

Los medios nos bombardean, es cierto, pero podemos decidir no escuchar sus mensajes. Todo lo que te cuentas sobre si debes pesar esto o lo otro para cumplir con no sé qué canon de belleza, lo puedes desaprender.

Puede que esto que te cuento lo hayas oído muchas veces, y que te suene como un discurso repetido, sin embargo, ¿lo has integrado?, ¿crees que lo pones en práctica? El que “ya lo sepamos”, no implica que lo hayamos implementado. 

¿Por qué no pruebas a hacerte consciente cada día de lo que te dices cuando te miras al espejo? Empezar a hablarte mejor a ti misma, amar tus curvas, tus singularidades, lo que te hace diferente, lo cambia todo por dentro y también por fuera.

Nosotras tenemos el poder de sentirnos lo que queramos sentirnos. Ni las cremas, ni las pastillas, ni las dietas pueden darnos el amor propio que necesitamos.

No quería hacer un manifiesto, solo soy una más de las que cayeron en las garras de este sistema que quiere vernos inseguras escondiendo michelines y gastando nuestro sueldo para hacer cada día más grande la industria que nos oprime.

Buen día bellezas,

 

 

***Si te gusta lo que lees, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, y a seguirme en; Facebook, Instagram o Twitter (sí, estoy en los tres). Así estarás ayudándome a que crezca mi proyecto. Muchas gracias por estar ahí. Un abrazo muy fuerte.***

8 comentarios

  1. Ya tienes una lectora más. Estupendo!!!

    1. ¡Cómo me alegro! Gracias por estar ahí. Abrazos

  2. Olvidaba mencionar. Esta frase es brutal:
    “Nosotras tenemos el poder de sentirnos lo que queramos sentirnos. Ni las cremas, ni las pastillas, ni las dietas pueden darnos el amor propio que necesitamos.”

    1. Así es, pero nos quieren hacer creer lo contario…quién sabe por qué…¿dinero, tal vez? Muchas gracias por tu comentario.

  3. Excelentísima entrada. Me enamoré de tu blog desde la primera vez que lo vi. Y tus entradas siguen siendo geniales. Este tema me llega mucho porque siempre viví pendiente del ojo ajeno. Hasta hace poco tiempo,luego de haber pasado horrores en mi vida,pude valorarme como soy. Estuve muy delgada,y muy mal de salud por no comer,de adolescente tenía pánico a estar gorda. Dios.. Que equivocada estaba. Muchas gracias por compartir esto.

    1. Paloma, no sabes lo agradecida que estoy de tener lectoras como tú. Me alegra muchísimo que te guste mi blog y más aún que los contenidos te sirvan de ayuda. Ese es el único objetivo de este proyecto, que reflexionemos todas y aprendamos a amarnos más y mejor. Un fuerte abrazo.

  4. Somos todas guapas y fuertes, gracias Vane por el post.

    1. Gracias Evelin por la aportación. Me alegra que lo sientas así. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *